viernes, 1 de agosto de 2014

Galletas de San Valentín muy navideñas

Tal y como adelanté en el post anterior, preparé una receta para San Valentín que no me dio tiempo a terminar (aunque eso es un poco inexacto, porque preparé dos). Os enseñé un bol con cuadradito y equises:

¿Qué será, será?... en mi cabeza esto sonaba con música
Os puedo incluso acercar las galletas (para que veáis mi falta de pulso y mi estreno con unos botecitos de glasa que me cayeron por mi cumpleaños:



Bueno, vayamos dando pista a pista. El ingrediente secreto de las galletas que hace que sepan a Navidad (repetiré donde sea, incluso delante de un juez, que las galletas sabían a Navidad. Son cosas que se saben) es, redoble de tambooooores:



Es una mezcla de especias ya preparadas para galletas. Lo cierto es que muchas no las he probado antes y que puedo identificar poquitas, pero estoy bastante segura de que al menos canela, clavo, jengibre y nuez moscada lleva. Como siempre, primero elijo el sabor y luego ya veo cómo lo monto.

Para mi diseño preparé 74 cuadraditos. Es decir, sólo jugaba con 2 "de sobra". Solo tenía 2 cuadraditos por si algo se torcía.


Cosa que evidentemente sucedió. Porque andaba con prisas, la verdad. Y pensé debería cortar los cuadraditos con una regla, pero no tengo tiempo. Y hubiera sido una buena idea, básicamente porque al no ser del mismo tamaño no hacían un dibujo coherente. Pero bueno...

Primero puse la glasa rosa:


Y luego las equises verdes:






Montado en la encimera del destinatario, con más y mejor luz.




Puede que no se vea bien, pero es un corazón. Ocurrió que al señor en cuestión lo único que le interesaba eran las galletitas y lo del dibujo pues bleh... y joder lo que me había costado buscar algo que no fuera tan empalagoso dentro de la temática.

Y resulta que me encuentro en agosto escribiendo la entrada de San Valentín y oh! sorpresa! ocurre que no he guardado la receta por ninguna parte. Quiero decir, sé que es la adaptación de alguna de las que he hecho anteriormente añadiendo el ingrediente secreto de Navidad a ojo. Y a color. Y a olor. Y puede que a sabor. (No sé si lo sabéis, pero lo que más me gusta de las galletas es la masa). Y es una caquilla, porque yo quería compartir mi tardía Navidad. 

Y me temo, que una vez más, pospongo la película para otro post :(


viernes, 14 de febrero de 2014

Pequeño adelanto sanvalentinero

Como es evidente que para hoy no me va a dar tiempo a subir la entrada completa, voy a publicar un adelantillo de una de las dos recetas que he hecho para San Valentín (lo más gracioso es que no, no celebro la fecha, no me gusta por diversos motivos), pero como siempre se me olvida hacer "recetas para fechas" pues ale:


¿Qué será?

También voy a adelantar la peli que va a acompañar a esta receta:


¿Qué será?

viernes, 7 de febrero de 2014

Mini-galletas de mojito y no tan mini galletas de mojito

Creo que ya ha quedado claro que lo mío no es el orden, y que soy un poco desastre. Tengo otro par de recetas guardadas en borradores. Acabo de volver a ésta concreta porque me gustó mucho el resultado y resulta que no apunté la lista de ingredientes. Recuerdo haber modificado un poco la receta base que suelo usar, así que debería haber alguna variación de las publicadas hasta ahora. Pero no me acuerdo.

El caso es que de éstas ya solo puedo contar su historia. En un reino lejano, una personita (yo) decidió apuntarse al AIG y después de repasar el blog de la persona a la que tenía que regalar decidí que uno de los regalos iban a ser unas lentejas de galleta. En mi cabeza las lentejas son verdes (en contra de lo que piensa mi hermana, que asegura que son marrones) y después de decidir el color, decidí el sabor. Uno que le pegara al verde. ¡Mojito! Sí, es un proceso un poco raro, porque teóricamente habría que hacerlo al revés, pero oiga... éste es un reino raro.

Hacer las mini-galletas llevó su tiempo, con pequeñas bolitas, y sin ponerme de acuerdo con mi hermana (otra vez) sobre el tamaño que debería tener una lenteja.

La primera de las dos bandejas de las mini-galletas

Pues quedaron con pinta de lenteja, así que estoy muy contenta con el resultado


"Lentejas embotadas"

También le mandé esto, que no tiene que ver con las galleta-mojito, pero me gustó cómo quedó, y ¡qué coño! éste es mi blog. Además, los diseños también son míos.


Como tenía que cumplir con otro compromiso, me quedé con parte de la masa. De loque me reservé, la corté utilizando cortantes con forma de matrioshka. Me salieron unas cuantas pero me quedé con tres tripletes (En la foto falta una, porque cuando me descuidé, alguien que aún no ha ofrecido una confesión hizo desaparecer una) y las demás las fui repartiendo entre diversos compromisos. Qué rápido se apunta todo pichichi cuando se trata de ofrecer su estómago para dar alojamiento a dulces. 

La verdad, es que creo que de todas las galletas que he hecho, es la mejor textura que he conseguido. Planas, perfectas para decorarlas. Y ésa era mi intención. Pero no ha ocurrido, claro. Porque aunque las diseñé, me encontré con que quería probar a hacer galletas pintadas y no tengo pinceles aptos para comida, y eso que pinceles tengo unos cuantos, pero me da que no sería buena idea utilizarlos después de haber usado diferentes pinturas acrílicas. Pero la economía del estudiante es lo que tiene.




Total, que casi se me olvida apuntar lo más importante. No saben excesivamente a mojito. Cocer la mas le resta sabor. Pero, y éste es el gran pero, un pero bueno (o quizá malo, a saber) es que son adictivas.

Quería repetir la receta, pero soy un poco yo y se me olvidó apuntarla.

Ah, acepto cualquier donación de pinceles para galletas. Y sobre todo, un cuaderno para mis bocetos de galletas. Algún día, algún día, podré decorarlas.

¿Tengo que poner algo sobre cine?

viernes, 24 de enero de 2014

Galletas de piña colada

Después de 3 días de estar enferma, metida en la cama con fiebre, me aburría soberanamente. Ya he hecho un hama y ¿por qué no ponerme a hornear? Básicamente porque no tengo mantequilla en casa. Bueno, volvamos a la repostería creativa. ¿Y si cambio la mantequilla por aceite de oliva? Es que tampoco tengo otro más suave. Bueno, es lo que hay, no tengo otra cosa.
Además, me hacía mucha ilusión usar los cortadores que me regaló mi AIG (me encantaaaaaaaaan) y como el miércoles tengo una merendola, puedo llevarlas. El sabor corre a cuenta de mi pequeña betatester preferida (ha elegido ella).



INGREDIENTES

-1 huevo
-30 mg. de aceite de oliva
-60 gr. de leche semidesnatada
-250 gr. de harina
-120 gr. de azúcar
-10 gotas de piña colada concentrada
-colorante azul Wilton


RECETA

Batimos el huevo hasta que esté espumoso. Añadimos el aceite y el azúcar y batimos bien. Le echamos la leche y seguimos batiendo. Ahora hay que echarle la harina. He puesto una cantidad, pero hay que mirar si acepta más o hay que añadir algo menos; por eso es importante ir echándolo poco a poco.
Una vez que tengamos la masa, le añadimos el colorante con ayuda de un palillo y amasamos. Lo meteremos en una bolsa y lo dejaremos una hora en el frigorífico.
Con un rodillo alisaremos la masa y la cortaremos con los cortantes que hayamos elegido. (Yo he usado los que me regaló mi AIG ¡Me encantan!) Tienen que estar en el horno alrededor de 15 minutos, vigilando que los bordes solo se pongan dorados.


RESULTADO








PELÍCULA

Voy a copiar directamente un tag que está corriendo por Facebook. Sí, estoy así de vaga. Se trata de elegir las 15 películas que por una razón u otra te han marcado. No tienen porqué ser las mejores, ni las que más te gustan. Simplemente las que se te ocurren sin pensar mucho.
Os pego mi selección, de la que curiosamente, he hablado ya aquí de la mayoría.


1. Big Fish (Tim Burton)
2. Up
3. Wall-E
4. Trainspotting (Danny Boyle)
5. La princesa prometida (Rob Reiner)
6. La Sirenita
7. El club de la lucha (David Fincher. No voy a reconocer que como estaba pensando en Babia había escrito El club de la ducha... :S)
8. Cadena Perpetua (Frank Darabont)
9. La vida es bella (Roberto Benigni)
10. Moulin Rouge (Baz Luhrmann)
11. Pulp fiction (Tarantino)
12. Blade Runner (Ridley Scott)
13. La naranja mecánica (Stanley Kubrick)
14. El padrino (Francis Ford Coppola. O me pegan...)
15. Willow (Ron Howard)


Lo que supone que en una entrada muy próxima tendré que hablar de Willow.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

De los errores se aprende

En la antigua sección de experimentos fallidos, he decidido reunir 4 recetas que he hecho y que por una razón u otra entran dentro de esta categoría. Para que veaís que de los errores también se aprende. Iba a poner horrores, pero bueno, no ha sido para tanto. Lo bueno, además, es que de sabor, estaban muy buenos...
La primera razón es que de las 3 primeros no tengo fotos. Las hice para una fiesta de despedida (después de no haber dormido casi nada, ido a clase y andar muy justa de tiempo). El caso es que los cupcakes y el cheesecake de oreo triunfaron (desaparecieron en nada), pero lo cierto es que los cupcakes se me desparramaron en el horno, se me olvidó echar la nata a los cheesecakes (son de horno), y en fin...

- Cherry-cheesecake de oreo

- Strawberry cheesecake de galletas

- Cupcakes de mantequilla de cacahuete

- Bizcochillos de cereza: Bueno, después de unos días aburrida en casa por estar enferma, tengo que hacer muchas cosas. Y una de ellas era hacerle unos bizcochitos a mi hermana, que me regaló unos papelillos para cupcakeas alargados superchulos. No tengo muy claro qué ha pasado, pero la mayoría se han hundido y ahora parecen galletas o algo así. Supongo que puedo aprovecharlos para unas bizcobolas o algo. Además, ,el experimento de los petazetas en bizcocho ha sido un fracaso. Pero bueno, os pongo la foto de alguno que no me ha quedado tan mal, que los otros me dan vergüenza.



El papelito me lo regaló mi hermana, y me encanta ^^

sábado, 7 de diciembre de 2013

Cupcakes de vainilla y rosas

El octubre pasado acabé mis prácticas en el ambulatorio, y como viene siendo tradición, llevé cupcakes para agradecerles que me acogieran y me enseñaran. Muchas gracias. Ais... echaré de menos a mis señores, que a algunos les veía todos los días.
En realidad empecé con otra receta (que publicaré en breves, espero) pero pensando que me quedaría corta, decidí hacer algún cupcake más. (Y por cierto, magdalena y cupcake no es lo mismo!!!!!) Pues no sé, quería hacer algo sofisticado, que la rosa siempre le da ese toque. Ah bueno, y como siempre mi anónima amiga me echó una mano a cambio de la mitad de las provisiones.


Siento la calidad de las fotos, pero mi cámara is missing in combat, así que tengo que conformarme con la del móvil


INGREDIENTES (para 12 golositos)

Para la masa:
-1 huevo
-150 gr. harina
-150 gr. azúcar blanco
-1/2 sobre de levadura
-125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
-1 cucharada de pasta de rosa
-1 cucharadita de vainilla
-100 gr. de leche semidesnatada

Para la buttercream:
-125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
-125 gr. de azúcar glas
-1 cucharada de pasta de rosa

Sprinkles y azúcar de colores para decorar.


RECETA

Ponemos a precalentar el horno a 180º.
En un bol, ponemos la mantequilla y el azúcar y batimos. Añadimos el huevo y seguimos batiendo hasta que la mezcla sea homogénea. Añadimos un tercio de la harina + la levadura, la mitad de la leche, otro tercio de la harina y el resto de la leche; mientras vamos batiendo. Ajuntamos la rosa y la vainilla.
Rellenamos los papelitos hasta el 2/3 de su capacidad y metemos al horno, durante aproximadamente 22 minutos.

Mientras se hace, en otro recipiente, mezclamos el azúcar glas y la mantequilla, primero a baja intensidad. Le añadimos la rosa hasta que adquiera la consistencia adecuada.
(Si algo en la receta no es del todo correcto, lo sientooo, pero tengo fiebreee)


RESULTADO


Gustaron bastante, incluso más que la otra receta (yo no estoy de acuerdo) aunque opinaron que la crema de mantequilla se puede hacer un poco pesada. Lo que sí es curioso es que siempre que los he llevado a una despedida, ha habido alguien que ha preguntado por las calorías. ¿Pero no se lo pueden comer tranquilas? Y luego siempre ocurre que los médicos mangonean mucho. Y que siempre me pongo colorada porque tienen que decirle a todo el mundo que los he hecho yo y que vaya trabajo llevan...




PELÍCULA

Bueno, hoy voy a poneros una que tengo pendiente de ver. Si alguno la ha visto y le apetece comentarla, adelante (es que estoy un poco enferma y me pesa todo el cuerpo y no soy capaz de pensaaaar). La tengo pendiente por un tema de clase.




domingo, 24 de noviembre de 2013

Mini cupcakes de chocolate con Maltesers



Ya ha pasado bastante tiempo desde que llegaron a su destino, así que soy libre para publicar la receta. Eran parte de mi regalo sorpresa para mi AIG (Podéis ver el post de El recetario de Lady Halcón aquí), así que tenía que ser una receta muy-muy especial. La verdad es que se me ocurrió cuál sería la receta perfecta a partir de una sucesión de ideas y pensamiento paralelo. Eso sí, tenía una cosa muy clara, ¡tenía que tener chocolate! (En su artículo Vanessa me dejó pistas y una de ellas es que el chocolate le vuelve loca). Tenía además un bote de cacao Valor nuevo que quería probar. Además, como quería mandarlos en el paquete, tenían que ser en formato mini y esta receta encajaba genial. Espero que le gustaran tanto como pensé que podrían gustarle. Desde aquí, le dedico esta receta.

Si tuviera que ponerle nombre new-cusine, le llamaría "Delicias de chocolate con corazón Malteser". Me sé de otra (sí, mi anónima amiga) a la que esta receta le gustaría, que tenía saborazo a chocolate. (Por cierto, Valor es sin ninguna duda mi chocolate preferido, me encanta el de hacer).

Ene, cada vez se me da peor presentar las recetas...


INGREDIENTES para 12 minicupcakes y 4 señores cupcakes

-1 paquete de Maltesers
-200 ml. de nata
-1 huevo
-125gr. de harina
-50 gr. de cacao puro Valor
-175 de azúcar
- 1/2 sobre de levadura química


RECETA

Vamos poniendo el horno a precalentar, a 180º.
En un bol, juntamos el azúcar con la nata y batimos. Le añadimos el huevo y batimos hasta que la mezcla sea homogénea.
En un cuenco echamos el cacao, la harina y la levadura química y removemos. Lo añadimos al bol y batimos hasta que esté todo bien ligado.
En papeles para cupkake (quedan mejor si son pequeños) vamos rellenándoles el culo (jajaja, ¡ha dicho culo!). Ponemos un Malteser y lo tapamos con más masa. Acordaos de rellenar solo un 2/3 del papel, porque si no va a crecer y crecer.
Los metemos al horno durante 22 minutos (o hasta que la prueba del palito de negativa).


RESULTADO


Salen lisitos y supermonos. Saben a chocolate. Mucho. Y si te encantan los Maltesers... (que por cierto sí se derriten)... ¡es tu cupcake!



Eso sí, cuando se hacen con nata, quedan algo más pegajosos, pero me parece que le dan el toque que necesita.



PELÏCULA

Hoy solo voy a mencionar una (que estoy hasta arriba de curro y es la que me toca ver en clase): JHON Q





P.D.: Prometo usar pronto las cositas que me ha regalado mi AIG, que tengo muchas ganas