lunes, 30 de enero de 2012

Cuplletas de chocococo


Había acabado exámenes y tenía un par de días libres a la mañana. Y la señorita Nara llevaba desde antes de Navidades diciéndome que le debía una quedada respostera, para reposterizar, básicamente. Y yo había comprado hacía poco crema de coco. Simplemente por curiosidad repostera. Y había que darle salida. ¿Con qué podía quedar bien? La respuesta era tan obvia... coco con chocolate. A esto que se me presentó la señorita por la mañana en casa, las dos ajustaditas de tiempo pero dispuestas a darle buen uso a las cosas que habíamos comprado. Me voy a gastar la paga en mantequilla y azúcar glass...



INGREDIENTES
Para la masa:- 2 huevos
- 175 gr. de harina
- 115 gr. de mantequilla
- 200 gr. de azúcar
- 1 sobrecito de levadura tipo Royal
- 200 ml. de crema de coco
- mucho coco rallado (es que le echamos hasta que nos pareció)

Para el relleno:
- 1 tableta de chocolate de hacer (el resto ha pasado a mejor vida por otros métodos)
- 30 gr. de mantequilla

Para la buttercream:
- 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 300 gr. de azúcar glass
- 100 ml. de crema de coco
- Coco rallado
- Colorante morado Wilton

Para decorar:
- Corazones de Vahiné
- Coco rallado




RECETA
Como siempre, lo primero de todo es poner a precalentar el horno a 180º.
En nuestro bol de siempre, ponemos la mantequilla con el azúcar y batimos hasta que se integre. Le añadimos los huevos y a batir otra vez. Después le iremos añadiendo la crema de coco y lo removeremos bien. Tamizamos la harina mezclada con la levadura y lo batimos. Solo queda incluir el coco rallado. Probando la mezcla hasta que el coco esté a nuestro gusto.

Rellenamos las cápsulas. En mi caso, desde que empecé con esta obsesión es la primera vez que uso las cápsulas de papel, aunque me apoyé en los de silicona para que no se desparramara.
Los metemos al horno durante unos 15 minutos y los sacaremos después de que la prueba del palillo salga negativo.

Mientras se van haciendo, en otro bol, derretimos el chocolate con la pizca de mantequilla en el microondas. En otro bol, ponemos la mantequilla reservada para la buttercream y poco a poco adjuntamos el azúcar glas. Batimos unos 5 minutos a baja potencia, hasta que la mantequilla esté hecha completamente puré. Después, aumentamos la velocidad de batido. Tiene que formar una pasta con una consistencia similar a la pasta de dientes para poder manejarla. Metemos un palillo en el colorante y lo arrastramos por la buttercream y vamos removiendo hasta que consigamos el color apropiado. Es mejor ir añadiéndolo poco a poco, porque puedes intensificar el color, pero no quitarlo.


Cuando las cuplletas se enfríen (es importante, porque si no, se van a reblandecer) los rellenaremos.


Rellenamos la manga pastelera (¡tengo una de plástico!) y de fuera hacia adentro la colocamos sobre los postrecillos. Y colocamos estratégicamente los corazoncitos sobre la buttercream y espolvoreamos con coco.



RESULTADO
Bueno... Como invento híbrido no está mal, ¡ya he creado un postre!
Claro que si la intención original era hacer cupcakes de coco pues todo cambia un poquito. En el horno se estaban hinchando y ¡parecían cupcakes de verdad! Pero de repente, cual tristes postrecillos han empezado a bajar y parecían tartaletas. Claro que con un poco de buttercream monos podían quedar. Incluso estaban mejor que comestibles, personalemente a mi el invento me ha gustado. Pero mi hermano se ha estado riendo de mi durante días. Luego, cuando los ha probado ha confesado que estaban buenos, con la parte de arriba con ese saborcillo a galleta y la base completamente cupcake... Ahora, creo que el que sea un fanático del coco, ayuda.


PELÍCULA
Cuando esperas una cosa y sale otra... ¡It's a trap! Así que me voy a permitir recomendaros una película un tanto curiosa. Una mezcla de géneros que consigue un género nuevo por si sola.

video

The Rocky Horror Picture Show

Por razones personales no puedo hablar de esta película más en profundidad. Solo diré que es un musical que hace bandera del glam rock. Una parodia de las películas de serie z, que no es apta para todos los estómagos. No hace falta decir más que sale Tim Curry en corsé y travestido.

Hacer mención también de las miles de veces que se ha representado en teatros buscando activamente la participación del público.
Recomendable, aunque no para estómagos delicados. Si puedo, me pensaré hacer una crítica más en profundidad, ya veremos.
¡Que aproveche!

1 comentario:

  1. Anda, me acabo de fijar que los comentarios se llaman "lengüetazos". Qué majos :)

    ResponderEliminar